La naturaleza ha podido ser generosa con nosotras y habernos dotado de unos labios grandes y jugosos, pero si no, podemos jugar a “modificar” ópticamente esas características con la técnica del contouring de labios. Es una técnica de maquillaje que se lleva usando desde hace décadas. Incluso la propia Marilyn Monroe usaba el Contouring de labios para hacerlos más carnosos y sugerentes.
gallery-1429118467-mcx-lips-2

1. Delinea. Perfila tus labios con un lápiz delineador o un labial en rotulador que te permita hacerlo con mucha precisión, ya que debes hacerlo justo por el borde exterior consiguiendo que quede natural. El tono elegido debe ser un poco más oscuro que el labial con el que vayas a colorear después, ya que así se creará un efecto sombreado que aportará volumen.

2. Ilumina. Rellena el centro de tus labios con un labial en un tono más claro y con un toque brillante para aportar esa chispa de luz que necesitas.

3. Difumina. Para eliminar la línea óptica que queda entre ambos tonos, nada mejor que difuminar suavemente con un pincel específico para ello o con tu dedo. Debes hacerlo con cuidado para no mezclarlo todo, ya que debe notarse el contraste de ambos labiales entre el centro y el exterior.

4. Toque final. Con un iluminador, aplica unos puntos de luz en el arco de cupido de tu boca –la parte central del labio superior- y el centro de tu labio inferior. Hazlo sutilmente para aportar solo el touch necesario de luz.

Leer Más